fbpx

Día de Muertos ¿Oaxaca o Michoacán?

Octubre- noviembre es mi época favorita del año, el clima es precioso, en cualquier lugar se puede saborear el aroma del cempasúchil, incienso, café de olla y pan de muerto.
Como verdadera fan de esta temporada, me aventuré A Janitzio en Michoacán, donde según recomendaciones, rumores, fotos en Instagram y leyendas urbanas, es el mejor lugar para disfrutar del Día de muertos, desde el 30 de octubre hasta el 2 de noviembre.
El traslado, desde el embarcadero (el muelle General) hasta la Isla de Janitzio, fue bastante breve de unos 20 minutos aproximadamente, en este punto del viaje yo moría de felicidad y de expectación, ya que el año pasado lo había pasado en Oaxaca y había sido sumamente mágico. En la isla encontramos decenas (por no decir cientos) de lugares para comer y beber, desde changarritos hasta restaurantes más grandes. En la plaza principal junto al mirador, había un show de Huehues, que repetían una y otra, y otra vez el mismo baile.
En lo que esperábamos a que cayera la noche para visitar el cementerio, y que todo estuviera más ambientado, comimos unas quesadillas y un café, súper baratos….También nos cayó una buena lluvia refrescante, y aunque no estábamos titiritando de frío, eso no nos salvó de quedar empinadísimos.
Eran aproximadamente  las 9 pm, la noche ya había caído plenamente así que nos dispusimos a ir al cementerio.
Cabe destacar que, obviamente, por la temporada, había MUCHÍSISIMOS turistas, Así que dadas las circunstancias, tardamos varios minutos en entrar, ya que las personas se amontonaban en una misma fila. Cada tumba esta maravillosamente adornada en modo de altar y ofrenda, tenían un mar de flores de cempoal y caminos de veladoras, por supuesto no podría faltar las fotografías y el incienso, era algo sumamente lindo.
Sin embargo, al haber ya vivido una experiencia de muertos en Oaxaca, sinceramente estaba un poco decepcionada de Michoacán. No es que a la vista no fuera preciosa, pero no se SENTÍA igual.
Estuve una hora en el cementerio, tomando fotos, videos, admirando el cielo y el paisaje, porque, aunque no era como lo había pensado, esto solo ocurre una vez al año, y tenía que disfrutarlo.
Pero entonces ¿Cuál es la diferencia entre Michoacán y Oaxaca?
Conceptualmente, es lo mismo, en Oaxaca , fui al panteón de Xoxocotlán o “XO-XO”, las tumbas, al igual que en Janitzio, estaban cubiertas de flores , incienso y aromas, pero algo era claramente diferente… la gente local que estaba con sus muertos lo vivían y lo transmitían. En la mayoría de las tumbas había alguien tocando la guitarra, en otra, algún mariachi tocando “cielito lindo” y en otra se escuchaba Amor eterno de Juanga.
En Oaxaca es posible sentir una oleada de emoción, nostalgia y orgullo de ser mexicana(o) incluso sentí mucho gratitud de poder vivir de esta manera la celebración.  Cuando vives una noche de muertos en este estado, simplemente no quieres que acabe, quieres seguir cantando con la gente, bebiendo, platicando y tomando fotos. Es en este lugar cuando entendí que el día de muertos es una fiesta. A esto le podemos sumar que en la ciudad de Oaxaca (Xo Xo es un municipio a una hora de la capital) hay durante varios días y noches comparsas y desfiles, donde también bailas, cantas, bebes y la gozas.
En Oaxaca por supuesto que también hay cantidad de turistas, pero dado el ambiente, ni si quiera los percibes.
A pesar de esto, como lo mencionaba más arriba conozco a varias personas que me han asegurado que Michoacán es lo máximo, así que cabe la posibilidad que en el camino me perdí de algo.
Si tu experiencia fue diferente a la mía, espero que me la puedas compartir, lo que yo sugiero es que el lugar donde estés, norte o sur de México, te aventures a vivir el próximo año, el día de muertos muy a la mexicana.

Port Relacionados